domingo, 11 de diciembre de 2011

Del otro lado del poema

Hoy, navegando por el océano que es Internet, hemos hallado un fantástico blog titulado Agenteab. De ahí hemos extraído una imagen para ilustrar el capítulo 84 de Rayuela y nos hemos topado de cara y sin previo aviso con un hermoso poema, el cual compartimos con vosotros a continuación. Su autora tiene el enigmático seudónimo de Miss B. A ella mil gracias por la fotografía que nos ha prestado tan amablemente y por sus textos. Su poema está en este link. Es muy recomendable visitar Agenteab.


Los habituales de Impresiones saben que nos encantan los retos y los juegos. En anteriores ocasiones, nos han inspirado dibujos, ilustraciones, fotografías, vídeos, cortos, tweets... Hoy nos ha tocado la fibra sensible... otro poema. Queremos escribir un poema a un poema, como dos versiones de una misma cosa, dos caras de la misma moneda o de distintas monedas con valor similar. Los versos de Miss B nos han parecido tan sugerentes que nos hemos visto en la obligación de contestar desde el otro lado del poema. Que la autora nos perdone tal atrevimiento. A ver qué tal el experimento poético.


La ilustración seleccionada para tan curioso diálogo de palabras la hemos visto en el blog de Alejandra Moglia. Su auto se llama Javier H. Rubistein. Su ilustración es absolutamente arrebatadora, de una gran serenidad pero de una profunda e intensa tristeza, como si ella le consolara dulcemente a él, como si él buscara algo que no tiene o que ha perdido. A Javier (por la creación) y a Alejandra (por el feliz descubrimiento) un millón de gracias. Poema e ilustración nos han inspirado el trabajo de hoy. Poema e ilustración completan nuestros versos, los vacíos que existen entre línea y línea. A ambos, molte grace por su talento.




Amantes mariposa de Javier H. Rubistein.

Primero, os dejamos con los bellísimos versos de Miss B. En este partido de tenis, comienza ella el partido. Lo cortés no quita lo valiente. Después, restamos desde Impresiones... No se trata de ganar o de perder. No se trata de elegir, no es una competición, aunque sí un juego. Es un diálogo, una conversación tranquila con una taza de té en la mano, es una respuesta muda a una pregunta sorda. Primera bola. Saca Miss B...


Del otro lado del poema

Del otro lado del poema hay una orquídea,
y en la orquídea, una casa con techo de paja,
y tres pinos,
tres vigías que nunca hablan, permanecen aguardando.

Del otro lado del poema hay un pájaro,
de color amarillo con pecho rojo,
y cada invierno retorna
colgando como capullo en un arbusto desnudo.

Del otro lado del poema hay un sendero
delgado como un cabello,
y alguien perdido en el tiempo
anda andando el camino desnudo, sin hacer ruido.

Del otro lado del poema cosas maravillosas pueden pasar,
aun en este nublado día,
en esta afligida hora
que respira su febril deseo en la ventana.

Del otro lado del poema mi madre puede aparecer
y parada a la puerta por un momento perdido en el pensamiento
llamarme a casa como alguna vez, alguna vez:
-Suficiente por hoy, Rokhl. ¿No ves?, ya es de noche.



*****


Se ha terminado el punto. Un pequeño receso para los jugadores, cambio de campo. Comentario absurdo del comentarista absurdo. Y ahora, nuestro turno, donde cambiamos un "del otro lado..." por un "al otro lado..." 

Al otro lado del poema

Al otro lado del poema hay un mundo ignoto
que tiene calles empedradas con hoteles de alquiler
donde dos cuerpos desconocidos viajan en un lienzo
y se desnudan en tonos rojizos para conocerse.

Al otro lado del poema
las palabras no ríen cuando se visten de negro y de helvética 
y enviudan mudas si los maltrechos adjetivos
se cansan de matizar vidas ajenas.

Al otro lado del poema
lo imposible se alcanza con la punta de los dedos de los pies,
los laberintos son rectos, curvos y con paredes de cristal,
y los espejos brillan tranquilamente sin duplicar la realidad.

Al otro lado del poema
una orquídea es un pájaro
que vuela sobre la cabeza 
del que imagina y sueña que imagina lo que sueña mientras imagina.

Al otro lado del poema
se suicidan mis tristezas más tristes
si desafinan los versos finales
de un poema que nace de otro poema.



2 comentarios:

  1. Estimado Javier. Esa imagen no es de mi autoría. La tengo como widget en mi blog y está linkeada al blog del autor: http://www.javierrubinstein.com/
    La encontré en Internet y me tomé el trabajo de buscar el autor y por eso está linkeada a su blog. No sé por qué no se ve el epígrafe pero sí se nota que está linkeada, especialmente a quienes les ha gustado mucho porque ni bien se apoya el mouse se ve abajo la dirección del blog y haciendo clic se dirige al blog del autor.
    Lamento profundamente esta confusión porque mi objetivo en los blogs y en fb es la difusión.
    Es una obra muy hermosa, voy a retirar el widget porque evidentemente lo que está claro para muchos para otros no lo está, y como te dije mi objetivo es la difusión y no la confusión, mucho menos que alguien publique a mi nombre una obra que no hice.
    Saludos,
    Alejandra

    ResponderEliminar